La Epístola del apóstol San Pablo a los Filipenses en rifeño (tarifit)

Esta es la Epístola de San Pablo a los Filipenses en la lengua rifeña de Marruecos (Tarifit). Este es el undécimo libro del Nuevo Testamento. Es una carta que el apóstol Pablo escribió por primera vez a los primeros creyentes de Jesucristo que vivían en la ciudad de Filipos en Grecia. La ciudad de Filipos fue el primer lugar en Europa en tener una comunidad de creyentes en Jesucristo. Y, por supuesto, esta carta está escrita para todos los creyentes en cualquier parte.

En esta epístola, San Pablo anima a los creyentes a regocijarse en el Señor a pesar de sus circunstancias. A pesar de que Pablo estaba encarcelado cuando escribió esta carta, podía estar alegre en su situación gracias a su confianza en Dios. También envía a la iglesia su consejo sobre cómo tratar con sus enemigos espirituales y cómo lidiar con los conflictos dentro de la iglesia misma. Debemos tener una actitud como la de Jesús que encontramos descrita en Filipenses 2: 5-7 y lo que sigue (Reina-Valera 1995): Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: Él, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomó la forma de siervo y se hizo semejante a los hombres... Más abajo aún haz clic sobre los enlaces para las fichas de la Epístola a los Filipenses en el béreber de Tarifit.